Emprendimiento

 


#1. ACEPTAR CRÍTICAS CON INTELIGENCIA Y BENEFICIO

 

Ante todo se deben aceptar de quien vienen, no debes estar buscando aprobación de todo lo que haces por parte de todos los que te rodean, debes comentarlo con quien de verdad aporte a tu proyecto, ya sea porque sabe del tema o tiene experiencia, puede ser una especie de mentor para tu emprendimiento.
Habrán críticas constructivas y otras un poco más destructivas, ten en cuenta que son a tu proyecto, no las debes tomar a título personal y así mismo saber cuáles escuchar.
Debe además existir un tema de confianza, en ti y tu proyecto, confía y cree en tu instinto, muchas veces te sentirás solo en ese camino, porque si tú no crees quién lo hará entonces.

 

#2. NO DEBES TRABAJAR POR DINERO, SE TRABAJA POR METAS Y SUEÑOS

 

En cada emprendimiento obviamente se busca el beneficio económico, pero éste no debe ser el motor que te mueva a hacerlo; si quieres un ingreso fijo y seguro, lo mejor es que busques un empleo.
El emprendimiento exige muchas veces sacrificios que muy seguramente más adelante se verán recompensados, entre éstos está apretarse el cinturón.
Al iniciar un proyecto se deben plantear las metas a las que se quieren llegar y los sueños que se quieren cumplir, qué sacrificios estás dispuesto a asumir con tal de conseguir los resultados que quieres.

 

#3. RESPETAR EL TIEMPO, EL PROPIO Y EL DE LOS DEMÁS

 

El tiempo es un recurso definitivamente no renovable, sobre todo en los negocios, el tiempo que se va, no vuelve. La puntualidad es indispensable, habla del compromiso, de la responsabilidad y el respeto por las personas y su tiempo. No es solo cumplir con un horario o con las citas, sino con lo que se debe entregar, transmitir y compartir con tus clientes, socios y aliados.

 

Lee también: Conóce los emprendimientos que están cambiando tu vida 

 

#4. HABLAR EN PÚBLICO

 

Una habilidad poco común pero indispensable para los emprendedores, como hombre o mujer de negocios debes poder relacionarte con tus clientes, buscar la oportunidad de negocio, vencer la barrera de la pantalla del computador o el móvil. Hablar en público para exponer tu empresa o proyecto, de esta forma atraer interesados, inversionistas etc. No es ser un gran orador con habilidades histriónicas, es hablar con tranquilidad y convencimiento, finalmente esto es lo que quieres transmitir a quienes están oyéndote y despertar su interés.

 

#5. SABER VENDER

 

Puede ir ligado a la capacidad de hablar en público, las ideas sobre el papel o en tu mente pueden ser maravillosas, pero si no se logran trasmitir solo se quedarán en eso, en ideas que no se materializan. Debes conocer a la perfección tu proyecto y empresa, pero sobretodo conocer a quién tienes al frente para saber qué le vas a vender.
Es una de las habilidades más importantes, sin importar de qué se trata tu proyecto o qué bien o servicio vende tu empresa, es convencer a las personas ya sea para que compren o contraten contigo o crean en lo que ofreces o en tus ideas, no solo para tus clientes sino socios o aliados.

 

#6. HACER TODO LO NECESARIO ASÍ NO SEA DEL TOTAL AGRADO

 

No estamos hablando de traicionar los valores o las creencias, es poner un esfuerzo cuando sentimos que las fuerzas o la energía se agotan. Hay días difíciles, cosas que no queremos hacer –pagar impuestos por ejemplo o revisar los procesos- hay días en que nos sentimos agotados, que no hay tantas ganas de continuar, dan ganas de tirar la toalla, olvidar todo el esfuerzo que se ha hecho; pero no, no debemos dejar que estos sentimientos nos hagan renunciar a nuestros sueños o proyectos. A veces nos saturamos de información y llega el agotamiento; en ese momento se debe respirar y recordar por qué empezamos con este proyecto, en qué creíamos y adónde queremos llegar. 

La motivación más importante es cumplir con eso que te propones, está bien que estés cansado, pero no abandones todo. Recupera tu energía.

 

Emprendimiento

 

#7. EL AHORRO Y LAS FINANZAS

 

¿Cuándo serán ganancias y cuándo se debe reinvertir? Esto se debe fijar desde el comienzo, las utilidades no se deben repartir inmediatamente, seguramente este dinero servirá para el crecimiento o fortalecimiento de tu empresa o proyecto.
Tu empresa o proyecto puede generar mucho o poco dinero, lo importante es que exista el hábito del ahorro, y a partir de esto establecer planes de inversión para crecer o expandir, de lo contrario tu negocio solo será para su supervivencia.

 

#8. TERMINAR LO QUE SE COMIENZA

 

Empezar puede ser difícil, muy seguido se renuncia a mitad de camino al presentarse la primera dificultad, así no se consigue una empresa o proyecto sostenible.
El fracaso es un factor muy común entre los grandes empresarios, muchas veces se debe intentar no solo uno, sino dos o tres o más proyectos antes de conseguir el éxito. De esos errores se aprende, más que en cualquier curso o escuela. Vale la pena volver a intentarlo, ya sabes qué errores cometiste y muy seguramente sabrás cómo evitarlos de nuevo. No te rindas, empieza de nuevo cuantas veces sea necesario, en ocasiones se de debe “matar a ese hijo” para darle vida a uno nuevo.