de vuelta a clases

 

Durante las vacaciones los chicos cambian su estilo de vida, actividades, rutina y alimentación, lo que influye en su estado de salud, y al regresar a clases estas rutinas se modifican nuevamente y pueden causar problemas en su salud.

El examen de la vista se debe realizar para descartar cualquier deterioro en la salud visual, ya sea por factores genéticos, desarrollo de alguna alergia o por golpes o accidentes, al estar en continuo crecimiento puede haber variaciones o alteraciones específicamente en la salud visual, estas revisiones se realizan para detectar síntomas como enrojecimientos en los ojos, molestias generadas por la luz y si es necesario que tengan los objetos más cerca de lo normal para lograr una visión más nítida. 

La miopía y el astigmatismo son condiciones visuales que se pueden detectar a temprana edad, y al ser diagnosticadas correctamente los chicos pueden llevar una vida mucho más cómoda, con el uso de lentes correctivos o lentes de contacto –estos últimos dependiendo de la madurez de los chicos-

Muchas de las dificultades académicas y de atención se deben a inconvenientes en la salud visual que se pueden corregir y hasta evitar con chequeos a tiempo, ya que el 80% del conocimiento de los chicos llega a través de los ojos.

Los niños y adolescentes están continuamente expuestos a factores que pueden afectar la salud visual, algunos cuidados básicos para contrarrestar estos efectos son:

1.Tener buena iluminación en los espacios donde desarrollan sus actividades y sobre todo sus deberes.

2.Evitar o disminuir los largos periodos que pasan frente a dispositivos electrónicos.

3.Tener alimentación sana y balanceada. 

4.La higiene en las manos es indispensable, no pasarse las manos sucias por los ojos. 

 

Así como tener los útiles listos y los uniformes, la salud de los chicos debe ser primordial a la hora de volver a la clases. 

Lee también: 5 señales para saber que tu hijo está listo para usar lentes de contacto