Uso lentes de contacto

 

Te ofrecemos una guía paso a paso para ayudarte a colocar y retirar tus lentes de contacto. Es importante que averigües con qué frecuencia debes reemplazarlos y cuáles son los cuidados que deben tener según los lentes de contacto seleccionados.

Revisa las diferentes opciones que tienes y los beneficios que cada ofrece cada uno de ellos. También, puedes hablar con tu profesional de la salud visual para que te brinde otras recomendaciones.

¡Te sorprenderá lo fácil que es utilizarlos!

 

¿Cómo colocarte los lentes de contacto?

Colocar y retirar los lentes de contacto es más fácil de lo que piensas. Puede llevar un tiempo acostumbrarte, pero pronto lo harás sin pensarlo dos veces.

  1. Antes de tocar tus ojos o los lentes de contacto, lava siempre tus manos con jabón (líquido, antibacteriano, preferiblemente sin perfume). Enjuaga y seca bien tus manos con una toalla sin pelusa.

  2. Es buena idea siempre colocar de primero el lente del ojo derecho. Así no se te mezclarán tus lentes.

  3. Verifica que el lente no esté al revés. Para ver cuál es el lado correcto, coloca el lente en la punta de tu dedo y acércalo a la luz. Si los bordes están hacia afuera, esto significa que está al revés. Si tiene forma de copa con los bordes suaves, está bien.

  4. La mayoría de los lentes también tienen un indicador 123, para que con facilidad veas si están al revés. Sostén el lente a la luz y si los números están al derecho, también lo está el lente.

  5. Con tu otra mano, levanta con cuidado tu párpado superior para no parpadear.

  6. Con cuidado, baja tu párpado inferior con los otros dedos de la mano.

  7. Lleva el lente de contacto hacia tu ojo, con calma y firmeza. Puedes mirar hacia arriba cuando lo colocas en el ojo.

  8. Suelta con cuidado el párpado y cierra el ojo por un momento para permitirle al lente acomodarse.

  9. Sigue los mismos pasos para el ojo izquierdo.

 

¿Cómo quitarte los lentes de contacto?

  1. Antes de tocar tus ojos o los lentes de contacto, lava siempre tus manos con jabón (líquido, antibacteriano, preferiblemente sin perfume). Enjuaga y seca bien tus manos con una toalla sin pelusa.

  2. Empieza por el ojo derecho para evitar mezclar los lentes.

  3. Mira hacia el techo y con cuidado baja tu párpado inferior con el dedo medio de la mano.

  4. Acerca muy despacio tu dedo índice al ojo hasta que toques el borde inferior del lente.

  5. Desliza el lente a la parte inferior blanca del ojo.

  6. Con suavidad toma el lente entre tu dedo índice y pulgar, y retíralo.

  7. Remueve el lente izquierdo de la misma manera.

  8. Descarta los lentes desechables diarios. Limpia y desinfecta los lentes reutilizables.

  9. Nunca enjuagues los lentes ni el estuche con agua corriente.

 

Piérdele el miedo a usar lentes de contacto y tener una nueva visión del mundo. Una opción mucho más cómoda, práctica y segura para disfrutar de los buenos momentos de la vida.