tipos lentes de contacto

 

Los lentes de contacto son dispositivos médicos, pensados para ayudar a las personas a tratar sus defectos visuales teniendo una mejor calidad de vida. Estos defectos se presentan de diferentes maneras, por lo que existen tipos de lentes que se adaptan para cubrirlos de forma que se pueda ayudar al día a día del paciente. 

Hay dos tipos principales de lentes de contacto, duros y blandos

  • Lentes duros: Son los lentes de contacto rígidos y permeables al gas (RGP por sus siglas en inglés). Están hechos de plástico y otros materiales como la silicona o fluoropolímeros. Los lentes duros mantienen su forma y permiten un libre flujo de oxígeno entre los lentes y la córnea. Los RGPs pueden ser la mejor opción cuando la córnea tiene el astigmatismo suficiente para cambiar su forma (tiene la forma de un huevo en lugar de una naranja). También son muy recomendables cuando una persona tiene alergias o tiende a formar depósitos de proteínas en los lentes de contacto.

  • Lentes blandos: Son los lentes de contacto preferidos por la mayoría de personas. Son muy cómodos y vienen en varias versiones, dependiendo de cómo se quieran usar.

 

Tipos de lentes de contacto

  • Lentes de uso diario: Son los lentes de contacto menos costosos y se remueven cada noche. Se reemplazan con una frecuencia individualizada y no se deben utilizar como lentes de uso prolongado.

  • Lentes de uso prolongado: Son los lentes que se usan durante la noche, pero se remueven por lo menos una vez a la semana para limpiar tus ojos y desinfectarlos a fondo. Estos son recomendados con menor frecuencia, ya que tienen un mayor riesgo de infección de la córnea cuando se utilizan por la noche.

  • Lentes desechables: Son los lentes más costosos y prácticos. Se remueven todas las noches y se sustituyen a diario, semanal o mensualmente. Los lentes desechables son recomendados ocasionalmente para personas con alergias y para quiénes tienden a formar depósitos de proteínas en los lentes.

  • Lentes de contacto de uso cosmético o decorativo: Son lentes que cambian la apariencia del color de tus ojos y que hacen que el iris parezca más grande de lo normal. Están disponibles por medio de receta médica y se usan después de un examen de la visión. Deben ser probados en presencia de tu profesional de la visión, ya que aquellos que son vendidos sin prescripción, son ilegales y presentan un grave peligro para tu salud ocular, causando lesiones e infecciones en los ojos o pérdida de la visión.

  • Lentes de contacto tóricos blandos: Son lentes similares a los RGP que pueden ayudarte a corregir el astigmatismo. Por lo general, son más costosos que otros lentes de contacto.

  • Lentes de contacto bifocales o multifocales: Están disponibles en variedades blandas y RPG. Pueden ayudarte a corregir la miopía, hipermetropía y astigmatismo en combinación con la presbicia. La limpieza y desinfección dependen del material del lente y la calidad visual no es tan buena como los lentes de visión sencilla.