lentes de contacto

 

La detección temprana de las dificultades visuales puede ayudar a que éstas sean corregidas a tiempo o tratadas de la manera más adecuada sin que tengan consecuencias mayores. Muchas condiciones visuales en los niños solo son detectadas con el paso del tiempo o por inconvenientes académicos o de aprendizaje.

Estas son algunas señales para que estemos más atentos y ayudemos a la prevención temprana.

 

1. FACTORES HEREDITARIOS

 

La mayoría de condiciones en la visión son hereditarias, muchas se presentan en los primeros años de vida, mientras que otras solo con el paso de los años. Debemos indicar al pediatra de los niños este tipo de condiciones y él o ella determinarán que tan necesario es que un especialista en salud visual valore al niño.

 

2. LA INTERACCIÓN DEL NIÑO CON EL ENTORNO

 

En las primeras semanas de vida podemos identificar ciertas condiciones, por ejemplo que el bebé siga el movimiento de las manos u objetos que lo rodean, colores como el negro, blanco y rojo o brillantes llaman más la atención de los bebés, el uso objetos o juguetes de estos colores son más atractivos para ellos y querrán centrar su atención en ellos. En los primeros meses su imagen en el espejo también les causa curiosidad y llaman su atención y querrán tocarla, también siguen el movimiento de sus pies y manos. Ya con unos meses más, busca los juguetes o lo que necesita con la mirada.

 

3. SE DEBE ACERCAR MUCHO LOS OBJETOS PARA LOGRAR IDENTIFICARLOS

 

No importa la edad del menor, si él o ella se debe acercar mucho los objetos a los ojos, puede estar presentando alguna dificultad visual.

Lo mismo al momento de leer, escribir o ver televisión, si se acerca mucho al texto o al aparato puede estar presentado alguna condición visual especial que debe ser valorada por el especialista.

 

Otros factores que nos sirven para identificar alguna deficiencia en la vista son:


-Se tropieza con frecuencia o no logra ver y esquivar los objetos.

- Confunde las letras y palabras

- Tiene problemas para ver el pizarrón o tablero en la clase.

-Se queja constantemente de dolores de cabeza o de ojos.

-Entrecierra los ojos para poder enfocar.

-Inclina la cabeza hacia atrás o para los lados para poder ver mejor.

-Tuerce o desvía uno o ambos ojos.

-Molestia o resequedad en los ojos.

-Se frota seguido los ojos.

-Se queja que no ve bien.

-Le tiemblan los ojos.

Debemos estar al tanto del proceso de los niños, de su desarrollo e interacción con su entorno para identificar dificultades en la visión y atender siempre las recomendaciones de los médicos.

 

Te puede interesar: 15 cosas que no sabías de tus ojos