lentes de contacto

Prácticamente todo el mundo puede usar lentes de contacto, sin importar la edad o el estilo de vida. Descubre aquí cuál es el lente de contacto indicado para corregir tu visión.

 

Miopía

Si tienes miopía tendrás problemas para ver objetos a distancia. Los lentes de contacto para la miopía son más finos en el centro que en los bordes. Esto ayuda a dirigir la luz lejos del centro del lente de tu ojo y enfocarla en tu retina.

Dependerá de ti si prefieres lentes de contacto desechables diarios o los lentes de contacto reutilizables.

 

Hipermetropía

Puede que hayas tenido hipermetropía la mayor parte de tu vida o que tu vista se haya deteriorado con la edad (presbicia). Si sufres de hipermetropía, puedes ver los objetos con claridad a la distancia, pero te resulta difícil enfocar las cosas de cerca.

Los lentes de contacto para la hipermetropía son más gruesos en el centro que en los bordes, doblan el trayecto de la luz hacia el centro y la enfocan en tu retina.

Dependerá de ti si prefieres lentes de contacto desechables diarios o los lentes de contacto reutilizables.

 

Astigmatismo

Si tienes astigmatismo, tu visión estará borrosa o distorsionada a toda distancia. El grado de astigmatismo varía de acuerdo con las diferencias individuales en la forma del ojo. Gracias a los recientes desarrollos en la tecnología, las personas con astigmatismo pueden disfrutar de la corrección visual con lentes de contacto tóricos blandos.

Los lentes para astigmatismo tienen la tecnología Diseño de Estabilización Acelerada (ASD por sus siglas en inglés), la cual usa la presión del parpadeo para ayudar a mantener el lente de contacto en posición y brindarte una visión clara y estable.

No hay persona más adecuada que tu profesional de la salud visual para decidir qué tipo de lente de contacto es el mejor para ti.