tiempo

“El tiempo es oro” “el tiempo perdido no se recupera nunca” “el tiempo es como el dinero, si no lo invertiste bien, lo terminas gastando mal”.


Siempre necesitamos más tiempo para todo lo que tenemos que hacer, sentimos que no nos alcanza, pero ¿si estamos usando bien el tiempo? ¿Somos productivos?
No siempre es que nos falte tiempo, es que muchas veces no lo usamos bien, no sabemos diferenciar entre ´urgente e importante´, no somos organizados o no tenemos claras la tareas que debemos realizar.
Los métodos son personales, lo que le funciona a uno no necesariamente le puede funcionar a otro pero hay algunos aspectos generales que le pueden funcionar a todos.

descanso

#1. El descanso es fundamental para ser más productivo, necesitamos recuperar la energía que gastamos y la que vamos a consumir. Cada persona necesita un número determinado de horas de sueños, pueden ir desde 6 hasta 8 horas.
Debe ser un descanso reparador, desconectarse totalmente de las actividades, dejar descansar el cerebro, realizar planes que ayuden a relajarse. Recuerda que no todo es trabajo también es necesario realizar otras labores, abrir la mente, ver nuevas perspectivas, de ahí también vienen buenas ideas.

alimentacion

 #2. La alimentación también es importante, es el combustible que necesitamos para funcionar, esto lo hemos oído mucho pero somos poco consientes, comemos cualquier cosa en cualquier momento, un sanduche mientras revisamos el correo, una fruta mientras preparas la reunión, no son suficientes. Debemos tomarnos el tiempo y tener el espacio para alimentarnos bien, de otra forma cómo seremos productivos si no tenemos la energía necesaria.

pausas

#3. Debemos realizar pausas en las actividades, de no menos de 5 ni más de 15 minutos, no trabajar más de una hora seguida, movernos de nuestro lugar de trabajo, pararnos de la silla, estirar los músculos, dejar que nuestro cerebro se desconecte un poco, esto hará que la inspiración llegue, que las buenas ideas fluyan y  tengamos claridad en los pensamientos. Aprovechemos este espacio para un café, un té, hacer ejercicios de estiramiento para evitar esas famosas enfermedades profesionales, leer los 300 mensajes de los grupos en WhatsApp, revisar las redes sociales y así también nos enteramos de lo que pasa en el resto del mundo.

tareas claras

#4. Debemos tener claras las tareas que debemos desarrollar en el día, organizarlas, no es hacer todo o hacer mucho, es hacerlo bien. Las listas de tareas son una buena alternativa, ayuda a organizar el tiempo, a priorizar y saber a dónde se debe llegar. Lo importante no es siempre urgente y pero lo urgente si es importante. Diferenciarlo puede costar trabajo, pero se debe hacer, esto brinda mayor productividad. La lista siempre será interminable y no se debe intentar acabar todo el mismo día, es ahí cuando se debe priorizar.

delegar

#5. Aprender a delegar o pedir ayuda es fundamental, no pretender hacer todo solo, de esta forma es aún más imposible que el tiempo alcance. Es también demostrar confianza en el equipo y en las personas que nos rodean. 
Cuando queremos hacer todo, absolutamente todo, en algún momento las cosas no van a salir bien, esto no nos hace más productivos ni ambiciosos; nos hace posesivos o egoístas.

planificacion

#6. Así mismo debemos identificar esas actividades que nos quitan tiempo importante, muchas veces es falta de planificación ¿Cuántas veces nos ha pasado que nos levantamos por la impresión, volvemos al puesto y nos damos cuenta que agarramos la del compañero, o fuimos a la papelería y no conseguimos todo lo que necesitamos porque lo olvidamos y tenemos que volver? Es cuestión de atención, de tener conciencia de lo que hacemos. 
Hablamos de las pausas que debemos hacer cada hora aproximadamente, este es el tiempo que destinamos para desconectarnos del trabajo por unos minutos, es para aprovechar y también hacer las actividades diferentes a las laborales.

comunicacion

#7. Debemos tener comunicación eficiente, esto afecta directamente la productividad; tenemos que tener claras las funciones, las tareas a desarrollar, los tiempos de respuesta, si la debemos realizar conjuntamente, cuál debe ser el resultado y cómo debemos materializarlo.  Ante cualquier duda preguntar, esto nos ahorrará mucho tiempo e inconvenientes. Así mismo es indispensable dar y recibir instrucciones claras, esto hará toda la diferencia en nuestras tareas, no debemos suponer que el resto hará lo que estamos pensado, debemos comunicarlo y expresar con claridad, indicar la prioridad y la urgencia.

accion y reaccion

#9. Debemos tener planes de acción y de reacción, seamos sinceros, las cosas no siempre andan tan bien como queremos o esperamos, pero para esto debemos estar preparados; desde el comienzo prever cualquier situación que se nos pueda presentar, pensar en todos los escenarios tanto buenos cómo los más nefastos. Esto hará que cuando se presenten ya sabremos cómo actuar, así seremos no solo productivos, si no proactivos y eficientes, así además el tiempo destinado para soluciones podrá disminuirse significativamente y continuar con las actividades cotidianas.

distribuir tiempo

#10. Debemos mirar cómo distribuimos nuestro tiempo muchas veces no es que nos haga falta si no que no lo usamos bien, es cuestión de orden y estrategia, de pedir ayuda o delegar. Nadie puede estar obligado a hacer más allá de lo humanamente posible, podemos dar lo mejor de nosotros y ser más productivos, pero no somos maquinas; necesitamos el descanso o no sentir culpa por esto.