No más gafas, lentes de contacto

 

Ya sea que hace algunos años utilizas anteojos o acabas de descubrir que necesitas corrección visual, los lentes de contacto son una excelente opción para tener una visión clara y nítida.

Puedes usar los lentes de contacto todo el día, siempre y cuando tu profesional de la salud visual esté de acuerdo. También puedes alternarlos con los anteojos y lo bueno de los lentes de contacto es que se adecuan a tu estilo de vida.

¿Por qué usar lentes de contacto?

Los lentes de contacto te dan la oportunidad y la libertad de vivir tu vida de la forma que quieras, sin tener que preocuparte por estar cuidando tus anteojos. Aquí hay algunas de las razones por las cuales los lentes de contacto son una mejor opción:

  • No son tan pesados y molestos.

  • A diferencia de los anteojos, los lentes de contacto no se sacuden con el movimiento, no se deslizan por tu nariz ni se caen cuando realizas actividades.

  • No tienes que preocuparte por que se rompan.

  • Los lentes se mueven con tus ojos para darte un campo de visión completa y  enfocada, sin importar donde mires.

  • No se refleja la luz en ellos, no se mojarán o empañarán, te dan una visión clara en todo tipo de climas.

  • Los lentes de contacto ayudan a que tu rostro tenga un aspecto más natural.

  • Es más difícil perderlos y en caso de hacerlo o romperlos, son más baratos y fáciles de reemplazar.

  • Puedes crear distintos aspectos para cada ocasión y sacar a relucir el maquillaje de tus ojos.

  • Puedes usar los anteojos de sol sin graduación.

  • Puedes usarlos con un estilo de vida activo, como disfrutar de una visión nítida mientras practicas tu deporte favorito. No interfieren con los cascos protectores cuando realizas deportes activos.

  • No tienes que acordarte de llevar tus anteojos a todos lados contigo por si debes leer algo.

  • No te aprietan la nariz ni te raspan las orejas.