Lentes de contacto para niños

 

La confianza de los jóvenes puede estar estrechamente ligada a su aspecto. Si no les gusta cómo se sienten con los anteojos, esto puede llegar a afectar su autoestima, generando un impacto negativo en su vida social y hasta en su desempeño escolar.

 

¿Cuáles son los beneficios de los lentes de contacto para niños y adolescentes?

Aquí hay algunas razones por las cuales los lentes de contacto son una gran opción para tus hijos:

  • Los lentes de contacto brindan una visión integral, para que puedan ver todo lo que pasa a su alrededor.

  • Pueden correr tranquilamente y participar en deportes sin la necesidad de los anteojos.

  • Puede mejorar el autoestima de tu hijo.

  • No tienen que preocuparse de que se les rompan, se les quiebren o se les caigan los anteojos.

  • Los lentes de contacto impulsan el autoestima. En un estudio clínico, el 80% de los padres afirmaron que los lentes de contacto mejoraron de forma drástica la calidad de vida y la confianza de sus hijos.

  • Los lentes de contacto son más fáciles y baratos de reemplazar que los anteojos cuando se pierden.

 

¿Tu hijo pequeño o adolescente está listo para los lentes de contacto?

No hay una edad máxima o mínima para usar lentes de contacto. En general, los adolescentes comienzan a usar lentes de contacto alrededor de los 16 años, pero también los usan niños más pequeños.

La consideración más importante es si tienen la madurez y motivación necesaria para usar y cuidar los lentes de contacto adecuadamente. El uso de lentes de contacto involucra un poco más de esfuerzo que usar anteojos y requieren muy buena higiene y cuidado.

Al considerar si los lentes de contacto son adecuados para tu hijo, no subestimes su habilidad de cuidarlos de forma madura. Un estudio encontró que cada 8 de 10 niños y adolescentes les resultó más fácil limpiar y cuidar los lentes de contacto luego de tres meses de uso.

Sin embargo, tú eres la persona ideal para juzgar el nivel de responsabilidad y madurez de tu hijo. Tu profesional de la salud visual también puede ayudarte a decidir si los lentes de contacto son la opción correcta para tu hijo.