lentes de contacto

 

El uso de los lentes de contacto siempre debe ir acompañado de la prescripción médica realizada por un profesional de la salud visual.

Para obtener la prescripción, el profesional de la salud visual debe hacer un examen especial, él cual va acompañado de ciertas preguntas y pruebas visuales.

El especialista comenzará indagando sobre problemas que puedas tener actualmente <enrojecimiento en los ojos, cansancio ocular, molestias bajo ciertas condiciones de iluminación, visión borrosa a cierta distancia o problemas con la visión lateral>.

También hará preguntas sobre antecedentes en problemas oculares, si has usado o no antes anteojos o lentes de contacto, sobre la regularidad en su uso y de su necesidad. Si te encuentras satisfecho usándolos

Es importante tener información sobre antecedentes familiares, muchas condiciones o enfermedades oculares son de carácter hereditario, el especialista es la salud visual querrá saber si en tu familia ha habido pacientes con cataratas, glaucoma o degeneración macular.

 

También te puede interesar: 10 cosas que no sabías acerca del tamaño de tus pupilas  

 

También habrá momento para contar sobre antecedentes médicos, como condiciones especiales (haber nacido en forma prematura, haber sufrido un accidente) o problemas más recientes como la hipertensión, enfermedades cardiacas, diabetes, etc.

Deberás manifestar al especialista, si actualmente usas de manera regular algún medicamento especial y si tienes alergias conocidas.
Si usas anteojos o lentes de contacto, no olvides llevarlos a tu examen, para que el especialista revise su fórmula, si ésta está funcionando para tu condición visual o se necesitas una nueva o alguna recomendación adicional.

 

Las pruebas visuales serás muy especiales en los que se examinará:

 

-Los músculos del ojo, siguiendo con la mirada un objeto determinado.

-La agudeza visual de lejos, observando una tabla <<Cuadro de Snellen>> con letras escritas de diferentes tamaños, se evidenciará lo claro que puedas ver a determinada distancia.

-La agudeza visual de cerca, con una tarjeta o libro que deberás sostener frente a ti y leer la información que ésta contiene. 

-Examen de refracción, con este examen el especialista en la salud visual trata de ver que la luz se refracte de manera adecuada en la parte posterior del ojo, si la luz no se refracta o dobla correctamente se necesitará algún tipo de corrección especial.

- El examen además incluirá la prueba de diferentes lentes, los cuales son ajustados e intercalados por el especialista, para determinar con cuales logras ver mejor a la distancia. Además de estas preguntas y pruebas generales, el especialista podrá determinar si es necesario realizar alguna prueba especial o adicional para lograr un diagnóstico más adecuado. 

Luego de realizado el examen general, el especialista te explicará cómo encontró tu salud visual, si es necesario el uso de correctivos en caso de evidenciar alguna condición especial y demás recomendaciones necesarias y te entregará una prescripción.

 

La prescripción para los lentes de contacto podrá incluir la siguiente información:

 

• La graduación. Podrá indicarse qué material es el más conveniente o marca según la condición que se ha identificado.

• La curvatura de base o designación correspondiente de los lentes.

• El diámetro de los lentes si es necesario.

Si es la primera vez que vas a usar lentes de contacto consulta con el especialista si es posible usar unos lentes de prueba, para que el ojo y tú se acostumbren al uso de los lentes de contacto. 

El profesional en la salud visual te entregará la prescripción al finalizar el examen, te explicará que ha evidenciado y cuál es la opción más conveniente, el paciente debe seguir las recomendaciones. 

Nunca es conveniente comprar lentes de contacto sin una prescripción del especialista de la salud visual, ya has visto todo el proceso y exámenes que te debes realizar para determinar si es necesario o no el uso de lentes de contacto o anteojos correctivos.

Recuerda visitar al especialista por lo menos una vez al año a menos que haya una recomendación especial o adicional.