alergias lentes de contacto

Ojos rojos, resecos, picos… ¡qué horror!

Las alergias oculares pueden originarse por diferentes motivos. Ya sea la estacionalidad, la primavera es la estación favorita de las alergias; o por la presencia de numerosos elementos externos que llegan a nuestro ojo, como los lentes de contacto; las alergias se caracterizan por síntomas como el enrojecimiento de los globos oculares, sensación de incomodidad, resequedad y escozor, entre otros.

Lo más importante al momento de experimentar alguno de estos síntomas con persistencia es recurrir a un optómetra para un diagnóstico más preciso. En ocasiones, los síntomas pueden ser causados por otros motivos, como un orzuelo o el desarrollo de una conjuntivitis. Conocer con precisión la causa de la molestia te permite corregir oportuna y adecuadamente el problema, cuidando de tu salud visual.

Tratamiento de las alergias oculares

La opinión del optómetra es vital. Dependiendo de cuál sea el caso, te recetará los medicamentos necesarios. Los cuidados en casa son muy importantes, por lo que el Dr. Felipe Arango, director científico de Lentesplus.com. nos da estas recomendaciones para que los síntomas de la alergia pasen con el menor daño posible:

- Evita la causa de la alergia. Ya sea por la estacionalidad o algún elemento externo, aléjate de la fuente. Interrumpe el uso de los lentes de contacto de forma inmediata y acude a tu optómetra de confianza para realizar un proceso de adaptación o probar unos lentes alternativos.

- ¡La higiene es vital! Mantén tus manos y rostro limpios para eliminar cualquier tipo de elemento irritante. Si usas lentes de contacto mensuales, asegúrate que estás usando la solución de limpieza correctamente y mantienes tus lentes limpios, sin presencia de agentes externos, antes de ponerlos en contacto con tus ojos.

- ¿Estás usando los lentes de contacto correctamente? Los lentes de contacto tienen un tiempo de uso estimado por el fabricante, durante el cual goza de todas sus propiedades plenamente. Luego de este tiempo, los lentes pierden sus características y pueden causar desde molestias y alergias hasta complicaciones más graves para tus ojos. Asegúrate de desechar los lentes a tiempo y disfrutarlos al máximo en los tiempos recomendados.

- ¡No te rasques! Sabemos que la incomodidad es muy molesta, pero intenta no rascarte los ojos con las manos. Por más limpias que estén, hacerlo puede empeorar las alergias oculares.

- Amarás tus gotas hidratantes. Si no las estás usando, ¿qué esperas para hacerlo? Llevar tus gotas humectantes puede salvarte en el día a día, ayudan a prevenir la presencia de alergias y pueden aliviar el ardor si ya sufres alguna. Son fáciles de llevar siempre contigo y la aplicación es muy cómoda.

Cada persona es diferente, y no podemos caer en el error de generalizar sobre las alergias. El primer paso, siempre, es acudir donde tu optómetra de confianza y realizar el examen adecuado para cuidar tus ojos.