Así es, los lentes de contacto mejoran en muchos aspectos la calidad de vida de quienes los usan. Los usuarios de gafas que han experimentado la transición y ahora prefieren los lentes de contacto, aseguran que dejaron de preocuparse por algunas cosas dentro de su cotidianidad y más aún los usuarios de lentes de contacto diarios.

 

Hoy en día no solo hablamos de los beneficios de los lentes de contacto, sino de los lentes de contacto de uso diario. Están diseñados para ser usados y desechados cada día. Este tipo de lente, adicional a las ventajas comunes de los lentes de contacto, permite que tengas un par nuevo cada día, esto garantiza una visión más clara. Otra de las ventajas es la higiene, pues se disminuye la posibilidad de adquirir una infección en los ojos.

 

La decisión de usar gafas o lentes de contacto es completamente personal y cada quien tiene sus propios argumentos para preferir uno de los dos dispositivos de corrección para defectos visuales. Pero no es un secreto que algunas actividades cotidianas se disfrutan más con lentes de contacto.

 

Planteemos algunos ejemplos:

 

Deportes:

 

Los profesionales o aficionados mejoran su rendimiento en los deportes en gran medida, porque no tienen que preocuparse por su visión. es bien sabido que por seguridad hay que retirarse las gafas, a menos que usen gafas especiales para practicar deporte. Un partido de Basketball en el parque de la esquina, un encuentro de fútbol con amigos, o trotar !Porque siempre tienes que quitarte las gafas!

 

Cine:

 

Aquellos que disfrutan las películas en la pantalla gigante siendo usuarios de gafas, de seguro no han podido disfrutar un estreno en formato realista, porque la pregunta sin respuesta siempre es ¿Cómo uso las gafas de 3D sobre mis gafas de uso diario? Con los lentes de contacto, solo te resta disfrutar la película y de tu compañía.

 

Baile:

 

Bailar es una de las actividades que más disfruta el ser humano, se trata de una forma de expresión que nos saca de la rutina, mezclando la actividad física con la música. Pero con gafas definitivamente no es lo mismo por varios motivos. Primero, el calor corporal que se genera al bailar produce que las gafas se empañen. Segundo es muy probable que mientras te mueves se caigan ¡Qué incómodo! Una vez más punto para los lentes de contacto.

 

Lo anterior solo por mencionar algunos ejemplos de cuán incómodas se pueden tornar actividades diarias con el uso de las gafas. Vale aclarar que para nosotros el ideal es que las gafas sean un complemento de los lentes de contacto. Donde escojas cuándo y dónde usar uno de los dos dispositivos.

 

Si eres usuario de gafas formuladas, anímate a probar o intercalar el uso con lentes de contacto preferiblemente diarios y seguramente notarás la diferencia.