Correr es una de las tendencias deportivas más comunes de los últimos tiempos tanto en personas jóvenes como de edades algo avanzadas. Su práctica ayuda a mantenerse en forma y es benéfica para la salud. Pero, ¿qué sucede con aquellos que no ven bien y deben hacer uso  de elementos como gafas permanentes? El uso de ellas puede llegar a ser incómodo en el running. Aquí algunas recomendaciones y respuestas de por qué el uso de lentes de contacto es la solución para correr cómodamente.

 

1. Correr con lentes de contacto:

 

 

Empecemos por una pregunta frecuente ¿Puedo correr con lentes de contacto? La respuesta es sí. Los corredores con defectos visuales prefieren el uso de lentes de contacto porque así evitan ciertas incomodidades que generan las gafas al correr, como tener que acomodarlas constantemente y que se empañen por el calor corporal. Los lentes de contacto permiten que te concentres en correr. Además, notarás que ves con mayor claridad y el ángulo de visión es más ámplio.

 

2.  ¿Lentes de contacto para correr?

 

 

No existe una línea de lentes de contacto específica para esta práctica deportiva. Sin embargo, la recomendación de los expertos es el uso de lentes diarios. Algunos corredores los prefieren porque solo los utilizan para hacer deporte. La ventaja, es que usas un par nuevo, y si vas correr por terrenos empolvados o donde te expongas a que partículas ingresen a tus ojos y contaminen los lentes, al final del día simplemente los desechas sin inconveniente.

 

3. Evita el contacto con el agua directamente en tus ojos:

 

 

Si eres de los que se refresca el rostro o la cabeza con agua, evita aplicarla directamente en los ojos. Hacerlo puede ocasionar que tu visión sea borrosa y producir incomodidad. Si eres de los que además de correr participa en actividades como triatlón y debes sumergirte en agua, usa gafas acuáticas bien ajustadas que eviten infiltraciones en tus ojos.

 

4. Usa el equipo y accesorios necesarios:

 

 

Para correr necesitas estar seguro de que todo tu equipo deportivo esté completo. Además de tus lentes de contacto y un par extra por prevención, no olvides llevar las zapatillas adecuadas para correr que garanticen que no te vas a lesionar o sufrir algún accidente. Pantalones cortos o licras y camisa que permita la transpiración de tu cuerpo mientras corres. No olvides las bebidas hidratantes que permitan que le des a tu cuerpo la energía necesaria para la recuperación luego del esfuerzo físico.

 

5)  Paso a paso:

 

 

Si eres un corredor inexperto, comienza con recorridos cortos sin exigirte demasiado en principio. Con el tiempo, podrás incrementar tanto la distancia del recorrido y mejorar tus tiempos. Al inicio solemos ser bastante entusiastas y hay que considerar que tus sistemas muscular, cardiaco y respiratorio, deben someterse a un proceso de adaptación para que se acostumbren y no sufras ninguna lesión.

 

Finalmente ¡diviértete! Esto es lo más importante, disfruta el ejercicio, la brisa, el sol y hasta la lluvia. Si quieres, puedes acompañar tu recorrido con una playlist de música que te motive y genere esa combinación perfecta para que mejores la experiencia runner y no olvides que correr es mejor con lentes de contacto.