La era digital ha traído consigo un incremento en el deseo de emprender en personas entre los 20 y 30 años, las ventajas de internet y la posibilidad de brindar soluciones innovadoras a problemas que hace unas décadas no existían posibilita el nacimiento de nuevos negocios. Si tienes la idea de iniciar tu proyecto de vida basado en el emprendimiento estas son unas de las razones por las que deberías emprender siendo joven.

 

1. DESPIDES A TU JEFE:

 

 

Esta es una de las ventajas del emprendimiento y algo que la mayoría de personas quisiera poder hacer, no porque este sea bueno o malo en términos de liderazgo, más bien por una cuestión de crecimiento personal. La recomendación antes de lanzarte a decir adiós a tu trabajo actual es preguntarte si tienes el coraje para enfrentar lo que viene al emprender y si tú serías mejor jefe del que tienes. Si las respuestas a estas preguntas son afirmativas, estás un paso más cerca de iniciarte en el mundo del emprendimiento. Sé muy consiente de que emprender y sentarte en el lugar del jefe, también implica ocupar muchos cargos antes de que tu negocio despegue y cuentes con un equipo que cubra todas las necesidades de carácter operativo, administrativo y estratégico. Como consecuencia, tienes la responsabilidad de prepararte profesionalmente para dirigir personas, manejar dinero de otros en el caso de que financies tu proyecto con inversión de terceros, ofrecer al mercado en el que quieres entrar una propuesta de valor que aporte la solución a algún problema a tu futuro consumidor y finalmente estar dispuesto a trabajar el doble de tiempo del que posiblemente usas ahora como empleado, todo de la forma más eficaz posible. Luego de analizar detenidamente todo esto, ya puedes pensar en despedir a tu jefe, dando las gracias y explicando que ahora vas a construir tus sueños.

 

2. Conoces tu valor:

 

 

¿Piensas que no ganas lo suficiente? Si crees que el trabajo que haces no es valorado como debería, quizá también sea uno de los motivos que te lleven a ejecutar la idea de emprender. Ten presente que una cosa es querer más dinero a cambio de tus servicios como empleado y otra es que lo merezcas. A todos nos gustaría que se nos pague más por lo que hacemos, pero debemos ser honestos y definir si el resultado de la sumatoria entre la calidad, cantidad y la energía con la que realizas tu trabajo es muy superior a la cantidad en dinero que recibes a cambio por él. Emprender hace que conozcas el valor que tienes para ofrecer a otros. He aquí por qué muchos deciden iniciar sus propios negocios, pues conocen el valor de su trabajo y que, en algunos casos, no está bien compensado económicamente o simplemente necesitan subir otro peldaño en su carrera y ya se sienten preparados para iniciar su propio negocio.

 

3. Tienes tiempo de cometer errores y aprender:

 

 

El tiempo es algo que a los jóvenes les preocupa, principalmente porque parece que la era digital trajo consigo su propia versión del tiempo, y nuestra percepción es que todo sucede de forma más acelerada. Para emprender debes poner a jugar el tiempo a tu favor e interiorizar el significado de la paciencia. Así es, para construir un negocio sólido con una buena proyección a futuro, debes entender que el tiempo es tu aliado y la mejor forma de hacerlo tu mejor socio es planear. Un emprendedor sin un plan claro a ejecutar no es más que un soñador. Las equivocaciones y los tropiezos hacen parte del proceso, pero siendo joven puedes corregir lo que no resultó como esperabas y continuar sin perder demasiado tiempo. Recuerda, si hubo errores y aprendiste no fue tiempo perdido, solo invertido.

 

4. Toleras mejor la frustración:

 

 

Las equivocaciones a las que hacía referencia antes son comunes en un proceso de emprendimiento, te estás formando como empresario y como persona. Siendo emprendedor, vas a caer y aprenderás a levantarte una y otra vez. Conocerás el valor de la perseverancia y la constancia, que además te enseñarán que frustrarte no es opción y que jamás te pondrá en el camino del éxito. Un consejo, cuando tengas ganas de rendirte piensa qué habría pasado si la frustración se hubiera adueñado de ti cuando aprendías a caminar ¿seguirías gateando? No pasa nada, si te caes te levantas, hasta aprender a permanecer erguido.

 

5. Caminas hacia el éxito:

 

 

No es un secreto que fundar tu propio negocio te pone más cerca del éxito en todos los pilares de tu vida. Entendemos el éxito como conseguir la tranquilidad de tener asegurada tu comida, vivienda, transporte de forma cómoda para ti y los tuyos. Además, que de los ingresos que recibes mensualmente te quede cierta cantidad de dinero de lo que puedas disponer para invertir en tu negocio u otros activos que te representen capital.

 

6. Construyes una mejor versión de ti:

 

Todo lo que enfrentas y sobre todo lo que superas en el proceso de convertirte en empresario, te va enseñar mucho sobre ti mismo, aprenderás que los límites que tenías estaban mucho más allá de lo que pensabas. Esto incluye todo lo relacionado con el manejo del dinero y el liderazgo que debes practicar con tu equipo de trabajo para poner todo en sincronía y controlar la presión que implica el cumplimiento de metas que generen un crecimiento importante de tu negocio. Conseguir todo esto no es sencillo, pero cuando logres estabilizar tu emprendimiento, definitivamente te darás cuenta que desde el inicio eres alguien nuevo, una versión mejorada de ti.

 

7. Construyes a otros mientras te construyes:

 

 

Las relaciones interpersonales son uno de los pilares fundamentales para tener éxito emprendiendo. En primer lugar y lo más importante, es la comunicación con tu equipo de trabajo; aprendes a liderar eficazmente. Esto significa ganarte el respeto, no miedo, de tus colaboradores, para lo cual no hay otra forma que ejercer un liderazgo positivo, que motive y edifique el trabajo de los demás para que trabajen en busca de los objetivos de tu compañía y tengan tanto sentido de pertenencia con tu marca que entreguen lo mejor de sí. De esta manera creces a la par que tu quipo tanto en lo profesional como en lo personal.

 

No tengas miedo de emprender siendo joven, es una ventaja que la era digital te permite, y llegarás muy lejos si eres persistente y trabajas inteligentemente en busca de tus objetivos.