lentes de contacto lentesplus

 

 

#1. El niño desea usar lentes de contacto 

 

Y el agua moja, puede resultar muy obvio, pero es una gran señal, él o ella pueden estar cansados de usar las gafas para ver mejor, esto hace que esté aún más motivado y consiente de su decisión y hará reflejo en el cuidado de los lentes de contacto.  Este tipo de decisiones deben ser solo del niño. 

 

#2. Cuida bien sus gafas

 

El cuidado de las gafas por parte de un niño es  una buena señal que está listo para usar lentes de contacto, esto demuestra la madurez y es la motivación necesaria para comenzar a usar lentes de contacto. 

 

Te puede interesar: Marcas de lentes de contacto desechables y de uso prolongado

 

#3. Practica algún deporte

 

Un estudio de la Universidad Europea de Madrid (UEM) mostró que el 75% de los niños menores de 16 años que usa gafas no practica algún deporte o actividad física por miedo a romperlas, el 86% de los chicos que practican algún deporte o actividad física deben quitárselas.

Factores como el sudor, los movimientos y condiciones climáticas no afectarán el rendimiento deportivo de los chicos al usar lentes de contacto y podrán concentrase en realizar la actividad y no en cuidar las gafas. 

 

 

lentes de contacto lentesplus

 

 


#4. Es responsable


Aquellos niños y jóvenes que muestran gran sentido de responsabilidad en muchas de sus actividades y cuidado de objetos, son grandes candidatos para el uso de lentes de contacto. Así mismo la motivación de usar lentes de contacto podrá contribuir a que sean más responsables.

 

#5. Tiene buenos hábitos de limpieza y aseo


Es supremamente importante y de esto depende el éxito del uso en los lentes de contacto, ya que de no ser así es que se presentan las molestias y las infecciones en los ojos.

Muchos niños con problemas en la salud visual se ven cohibidos o limitados por el uso de las gafas, muchas veces llevándolos a dejar de usarlas.
Datos han demostrado que aproximadamente el 30% de los menores de 16 años que usan gafas, tienen dificultades para adaptarse a su entorno escolar y social y así mismo aumenta la posibilidad en un 35% de ser víctima de bulliyng o acoso escolar.
Quien tiene la última palabra para determinar si un niño está preparado o no para comenzar a usar lentes de contacto es el profesional de la salud visual.